SI ALGUNA VEZ OS HABÉIS PREGUNTADO "¿QUÉ DIABLOS ES ESO DE FATEGASH?", ÉSTA ES VUESTRA SECCIÓN. AQUÍ ESTÁN LOS ORÍGENES DE FATEGASH, CÓMO LO CREÉ Y EL ARGUMENTO PRINCIPAL. SI QUERÉIS SABER MÁS, SEGUID MIRANDO POR LA PÁGINA: ¡HAY UN MONTÓN DE COSAS!

 

INTRODUCCIÓN

Todo comenzó en junio de 1998, gracias a un trabajo del instituto. En la clase de dibujo, o plástica, nos mandaron hacer un comic. Yo estuve pensando en qué diablos hacer... Tuve muchas influencias en este comic, lo primero en lo que pensé fue en Mortadelo y Filemón, uno de mis comics favoritos. En especial en un chiste: cuando Mortadelo y Filemón se tiran desde un avión con unas mochilas que ELLOS CREEN que son paracaídas... en realidad eran mochilas llenas de comida, la cual salió cuando las abrieron. Me hizo mucha gracia la cara de Filemón. El caso es que decidí hacer un comic a partir de eso: un personaje que se va de vacaciones en avión y tiene que tirarse en pleno vuelo (ya se me ocurriría la razón XD), y resulta que el paracaídas no es tal. Pero eso no era todo: aparte de eso, toda el comic sería una muestra de lo que puede hacer la mala suerte, porque se desarrollaba desde que se daba cuenta de que llegaba tarde hasta que se tira del avión, período de tiempo en el que le suceden todo tipo de cosas... bueno, no todo tipo, sólo 3 o 4...

En fin, eso fue el principio de todo. Al final del comic (aqui viene un spoiler) el personaje muere y se le ve, en la última viñeta, en las puertas del cielo diciendo ¿y esto son vacaciones?. Desde entonces, el comic se llamó "¿Y esto son vacaciones?". A la gente de clase le encantó, y poco después, o mucho, no me acuerdo, decidí hacer una segunda parte. Bueno, no lo decidí yo, en realidad era otro trabajo. Pero aún así, era la continuación "¿Y esto son vacaciones?". El personaje, aún sin nombre, llegaba a las puertas del cielo, donde le esperaba San Pedro con una misión para él. Debía encontrarse con un ángel que había bajado ya a la tierra, con el que debería completar una misión cuyas detalles sólo podía proporcianárselas él (el ángel en cuestión). Al bajar a la tierra, lo hace de la única forma que sabe: tirándose en caída libre desde el cielo. El problema era que San Pedro le había quitado las alas para no llamar la atención, y el protagonista se estrelló contra un invernadero de cactus. Al volver al cielo, San Pedro le aconseja utilizar el ascensor esta vez.

Y ahí quedó, en el más angustioso de los olvidos... en mi carpeta de 3º de la ESO. Pero no sé cómo, llegó de nuevo la inspiración. En mi cabeza se formó una historia sobre viajes en el tiempo y universos paralelos, de la cual sólo pensaba en inventar el nombre. Recordé una escena de Terminator 2, en la que Sarah Connor (Linda Hamilton) graba sobre una mesa de madera, con un cuchillo, las palabras " NO FATE". Ya tenía parte del título, pero aún no lo sabía. Me gustaba mucho esa palabra: FATE. Luego, en un ataque de locura, empecé a hojear el diccionario de inglés. Seguramente sería que estaba "estudiando". Lo paré por una página al azar, por la g, y encontré una palabra: GASH. miré el significado: herida profunda, decía. Lo que faltaba para el título. Pensé en el concepto de Fategash: "herida profunda del destino". A partir de ahí, la historia se escribió sola prácticamente. Lo que hice fue recuperar la segunda parte de "¿Y esto son vacaciones?", y agregar más viñetas, siguiendo el hilo de la historia. Claro que no tenía todo pensado, ya se me iría ocurriendo sobre la marcha XD. Pero, como siempre, lo dejé olvidado. Al rato, con los años, decidí escribirlo en forma de novela-guión de tv. Siempre he pensado que estaría bien como serie de tv. Y ahora, sólo se me ocurre volver a los orígenes: el cómic de Fategash.

 

HISTORIA Ahora viene la parte en la que explico el argumento definitivo. Todo comienza cuando Tann, nuestro protagonista, decide irse de vacaciones. Desde el mismo instante que se despierta para ir al aeropuerto para irse a Los Ángeles, comienzan a sucederle todo tipo de fatalidades, hasta que muere. Lo siguiente que ocurre es que se encuentra en un sitio muy raro: una nave espacial, la cual está tripulada por los antecesores de los seres humanos de la Tierra, los seres humanos de Marte, comandados por Dios. Este le explica que toda la gente que muere en la Tierra pasa por esa nave, el Cielo. Es un paso preliminar para después llegar a Devoon, el planeta final, en el que se vive eternamente. Pero ahora Dios necesita a Tann. En la Tierra está sucediendo algo: un científico ha desarrollado una máquina capaz de viajar en el tiempo, poniendo en peligro el continuo espacio tiempo. Tann deberá ir a la Tierra para detener a este científico. Lo que pasa es que ya no está en su tiempo, sino en el futuro. Os preguntaréis porqué: visitad la sección de tecnología. Tann baja a la Tierra y allí conoce al científico: Martin Abene. Éste le explica que está siendo utilizado por Dios, sospecha que tiene intenciones ocultas, detrás de toda esa tecnología alenígena. Convence a Tann para unirse a él para descubrir los planes de Dios... Así empieza una trama en la que el destino de Tann está escrito, al igual que el de todas las personas con las que se irá encontrando... De todas formas, a medida que pasan los capítulos, la trama se complica, incluyendo sociedades secretas de telépatas, ordenadores alienígenas que controlan la mente, un chico que dice haber vivido lo que vivió Tann, una ciudad repleta de androides asesinos... y por supuesto, viajes interdimensionales. Todo ello llevarán a los protagonistas a la conclusión de que el destino no puede ser cambiado, y que el destino de todos los universos está escrito... y no es algo muy bueno.